Coterón-Reñada por Codisera

El pasado 24 de agosto dos socias del GER nos fuimos a Cantabria a hacer una de las travesías más conocidas. Se nos unieron otros cuatro espeleólogos, uno del CCES y tres de ESOCAN.
Aparcamos teniendo en cuenta que hacía falta combinación de coches y así solo hacemos una pequeña aproximación de unos 20 minutos hasta la boca de Coterón.
Un pozo directo de 50 metros nos mete de lleno en la cueva. A partir de aquí ya todo es andar, a excepción de varios resaltes y pasamanos instalados en fijo.
Tras el pozo de entrada las galerías son amplias, como la Sala del “Borde del mundo”. El ramal Codisera tiene meandros y laminadores, es mucho más laberíntico y hay que estar más pendiente a las indicaciones. La zona intermedia de Codisera termina en un caos de bloques y a continuación se llega a las galerías de gran tamaño de Reñada, donde está el “Lago del fantasma”, y un rato después la zona de formaciones de color rojizo.
La travesía tiene de todo: galerías amplias, caos de bloques, laminadores, meandros, zonas con formaciones espectaculares, un lago… Y como tiene de todo, no pueden faltar unos estupendos charcos de barro antes de la salida, donde se nos quedaban las botas pegadas.
Al final sólo tardamos 6 horas y media en hacer la travesía, incluyendo una pequeña parada para comer al final del meandro.
Y al día siguiente nos acercamos a ver la surgencia del Sistema del Mortillano. ¡Qué seco está todo este verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *